“Cantando bajo la lluvia”. Inalcanzable.

Publicado el 29 July 2010
Archivado en ljluisja | Salir del comentario

La genial película de Stanley Donen y Gene Kelly, un canto al optimismo, es a la vez un triunfo de las mejores intenciones.

Empecemos con una frase de Susan Sontag: soy dichosa cuando bailo. Tocadme. Intentemos tocar a Gene Kelly cuando baila, es imposible alcanzarle, es dichoso, nos hace dichosos, sólo por eso merece la pena disfrutar de este film. Pero si los números musicales son excepcionales, el resto de escenas que componen la película lo son de igual modo. Una comedia original y tramposamente ingenua, que aún, dentro de su género, no ha sido superada. Normal, es inalcanzable.

El cine dentro del cine. Su colorido no es un envoltorio, forma parte del mensaje, el mensaje es, ni más ni menos: se puede hacer algo para ser un poco más feliz, empezando por ponerse de mejor humor.

Cantando bajo la lluvia no puede pasar de moda, sin embargo hay muchas personas que no la han visto porque creen que no puede impactarles algo que fue rodado hace más de cincuenta años, en los tiempos (estos) del impacto, me agradecerán la insistencia si la ven. Serán dichosos durante más de hora y media.

Seguramente a todos los directores del mundo les habría gustado hacer esta película, de hecho los homenajes han sido constantes y algunos muy acertados: en La Naranja Mecánica Kubrick se atreve a revisitar la escena más famosa de Gene Kelly, y en León, El Profesional, el asesino sólo va al cine a ver esta película.

Será por algo.

Comentarios

No hay mas respuestas