“Carrington”. La historia de amor imposible (que de todos modos fue)

Publicado el 15 July 2010
Archivado en ljluisja | Salir del comentario

La pintora Dora Carrington, invitada a la casa de la hermana de Virginia Woolf, se aparece ante el excéntrico escritor Lytton Strachey como una alucinación, casi del mismo modo en que el profesor Humbert Humbert descubre a Lolita por esas mismas fechas. Lo que sucede es que Dora es una mujer y Lytton siente debilidad por los hombres.

Con una cuidada ambientación y unos intérpretes de lujo, el hasta entonces guionista Christopher Hampton dirigió este drama basado en la historia de amor entre Dora y Strachey, en el epicentro del Círculo de Bloomsbury, donde todo era posible. Todo menos una cosa…

El personaje andrógino y ambiguo de la Carrington (Emma Thompson), loca de amor por Lytton, está en el origen de una historia llena de referencias al arte y a todas las maneras posibles de enfrentarse a la vida (y a la muerte).

En casi todas las biografías excepcionales la oposición de contrarios, los claroscuros y las luchas son una constante, y aquí asistimos a la narración de dos biografías imposibles, a la oposición entre dos seres extraordinarios, una mujer de vitalidad y talento arrolladores y un hombre inteligente, escritor, autocensurado por temor a su propia madre y condenado a escribir, entre otras cosas, las biografías de otros. Hablando de condenas, quizá de todas, su mayor tragedia fuese no poder satisfacer a Dora. Su historia de amor era imposible. Pero fue. Si no, vean el film.

Comentarios

No hay mas respuestas