“Herida”: la cámara intensa de Louis Malle.

Publicado el 29 April 2010
Archivado en ljluisja | 1 comentario

Elegante, sórdida, apasionada, intensa, así es la cámara cuando está detrás Louis Malle. La carne: Juliette Binoche (aquí Anna Barton) es la mujer herida. No lo parece, pero lo es. Jeremy Irons (Stephen Fleming) se la encuentra por casualidad, si es que podemos llamar casualidad al conocer a la novia de tu hijo. Lo demás es un drama trágico de dimensiones que tienden al infinito y que salpican a todo el que se pone por el medio.

Intensa y carnal. Así es Herida. Todavía puedo escuchar la partitura de Zbigniew Preisner estrangulando al doctor Fleming, un político tan serio, y es que la música del film es antológica ¿He dicho serio? La Binoche termina por tragarse tanto estiramiento, masticando poco, sin esfuerzo, y entonces quedan ella y él, y nosotros, claro, todos desnudos; y ese ambiente en el que queremos estar, como Jeremy, pero del que debemos huir, como harían los sensatos.

La escena final, con el breve epílogo en la voz de Irons del que emergerá la música que ya nos conocemos, es un homenaje al cine. Y al hombre. Y a las mujeres heridas.

P.D. Lo que dice en su breve monólogo no voy a repetirlo, aunque valdría la pena. Y es que Louis Malle es un experto en los instintos humanos, los que antes eran bajos y ahora están a la altura que merecen: La Pequeña es otro ejemplo.

Comentarios

Una respuesta para ““Herida”: la cámara intensa de Louis Malle.”

  1. Cóncavo on April 30th, 2010 0:58

    Me encanta leerte.

No hay mas respuestas