“La Doble Vida de Verónica”: los defectos de Kieslowski

Publicado el 23 June 2010
Archivado en ljluisja | Salir del comentario

Todas las obras de arte tienen defectos. Yo me apunto a los defectos de Kieslowski. Weronika tiene un defecto en el corazón, la joven polaca y melómana vive como si supiera que las horas que se escapan ya no vuelven; por eso, probablemente, morirá con las botas puestas, ante el silencio absorto de un auditorio irrepetible. Veronique, francesa, tiene un defecto en el corazón, ama la música, pero cuando siente que se queda sola la abandona ¿Se puede abandonar la música?

En una fotografía Veronique descubre a Weronika. Nosotros ya sabíamos que ambas existían, pero Veronique, hasta ahora, sólo había tenido la intuición.

Krzysztof  Kieslowski era un artista cuyo mayor defecto fue no seguir vivo para continuar con su arte, ese arte al que tantos defectos se le pueden encontrar. Pero entre sus aciertos se encuentran: La Doble Vida de Verónica, su manía de contratar actrices que no existen (¿alguien ha vuelto a ver a la Irene Jacob de Rojo, o a la Binoche de Azul? Entre sus aciertos está que le importe muy poco un argumento, partiendo de una base emocional, la vida de cualquiera carece de argumento… Entre sus aciertos está Zbigniew Preisner (no contrató a Mozart porque el austriaco no devuelve las llamadas) y entre acierto y acierto, fotograma y fotograma, nos quedan sus paisajes visuales, su manera de mirar por dentro y todos sus defectos, que ojala fueran los nuestros.

P.D. Kieslowski murió antes de tiempo y quizá, como le ocurre a Veronique, haya otro Kieslowski que por intuición abandonó al cine. Si esto es así, una fotografía le revelará toda la verdad.

Comentarios

No hay mas respuestas