“Mesas separadas”. Huéspedes que no son como son

Publicado el 12 August 2010
Archivado en ljluisja | Salir del comentario

Se trata de una de mis películas preferidas, es grandiosa y tiene una particularidad: pertenece a ese grupo de obras que se hacen sin enormes pretensiones.

Aunque al ver el desfile de actores que pasan por aquel hotel, podría cuestionarse este argumento.

Sus siete nominaciones a los oscars también parecen llevarme la contraria.

La vida entre las paredes de una casa peculiar, un hotelito modesto, sale a la luz a la hora del almuerzo, cuando los huéspedes gozan del privilegio de comer (siempre que así lo deseen) en mesas separadas.

La película, que le debe mucho al teatro (de hecho su germen está en las piezas teatrales de Terence Rattigam), disecciona poco a poco los secretos y mentiras de todos los que fingen (a veces sin malicia) ser distintos a quienes en realidad son, o han sido.

Si esto no les convence, ¿qué tal si nombro a Burt Lancaster y a Deborah Kerr? ¿O a David Niven (que se llevó el oscar)? ¿Quizás Rita Hayworth sea lo que buscan? ¿Qué tal si les digo que hay una tormenta fuera…? Delbert Mann dirigió una obra maestra, sí señor.

Comentarios

No hay mas respuestas