“Twin Peaks: Fuego Camina Conmigo”. Y contigo…

Publicado el 22 July 2010
Archivado en ljluisja | Salir del comentario

La muerte de Laura Palmer fue el acontecimiento televisivo de los noventa, y la imagen de la chica metida en un saco de plástico una de las imágenes más elocuentes que se recuerdan. A la excepcional serie le siguió un film, dirigido por uno de los creadores de  la criatura (David Lynch), en el que pasamos con Laura la última semana en que permaneció con vida.

El lenguaje de Lynch no cabe en los diccionarios, el fuego que camina junto a Laura es un incendio fuera de control, por lo que no es necesario haber visto la serie para disfrutar del calor de la película; las claves de Lynch son unas, las de quienes vemos sus obras son las nuestras…

La película, como era de esperar, fue un fracaso en toda regla. Y hay que confiar ciegamente en todas las películas que son un fracaso en toda regla excepto en La Isla de las Cabezas Cortadas, porque los fracasos, generalmente, obedecen la siguiente regla: “¡Eh! ¿Pero…? Se suponía que…”. O sea, que el artista está preparado pero sus clientes no.

El fracaso de La Puerta del Cielo condenó a Michel Cimino para siempre, Dune estuvo a punto de acabar con la carrera de Lynch, en el caso de Twin Peaks, lo que sucedió es distinto, ya era un fenómeno de masas cuando se rodó la película, y a las masas, cuando son dueñas de algo, es muy complicado contentarlas.

Las masas con el tiempo se han ido apaciguando, se han casado, tienen otras preocupaciones… Fuego camina conmigo sigue ahí, con Laura Palmer abrasándose durante dos horitas, justo antes de que un saco de plástico llegue a la orilla del río para que empiece la serie.

Comentarios

No hay mas respuestas