“Yo, Cristina F.”: no somos indestructibles

Publicado el 11 May 2010
Archivado en ljluisja | Salir del comentario

El durísimo film de Uli Edel tiene sólidos pilares en los que sustentarse, para empezar, no sólo es duro. Para seguir, no somos indestructibles. Para terminar, lo que aquí se cuenta no son cosas (nos dice Uli) que sólo puedan sucederle a los demás.

Por eso empieza por el principio, cuando Cristina F. era una adolescente que admiraba a la compañera que tenía más libertad y más tetas que ella, una adolescente que tenía pósters de David Bowie en su habitación, una adolescente que se enamora del más guapo, como casi todas. Una adolescente cuyos padres, recientemente, se han separado. Natja Brunckhorst (Cristina F.) es una chica normal. Y por eso es el centro del universo.

Lo que sucede después con ella será un descenso a los infiernos de Berlín, y aquí Berlín es todas las ciudades del mundo.

Cristina, en la vida real, pudo salvarse. David Bowie, en la vida real, quiso que este film se realizara. Nosotros, en la vida real, podemos verlo sin las bromas de Trainspotting.

Por Cristina F., tú. Por nosotros, que no somos indestructibles.

Comentarios

No hay mas respuestas