Análisis Wrath of the Titans (2012)

Publicado el 18 December 2012
Archivado en Nikos | Salir del comentario

¿Cómo gastar miles de dólares en un film que no aporta absolutamente nada al espectador? Preguntémosle a Jonathan Liebesman por la pésima secuela de Clash of the Titans. Luego de ver el remake del clásico del cine de mitología, uno espera que tomen los errores cometidos en ella y los mejores para la segunda parte. Gran error.

Si bien nos encontraremos con más batallas, mejores efectos especiales y criaturas demenciales que fanatizarán a los amantes de la cosmogonía griega, la trama es tan plana y aburrida que se convierte en una tortura llegar al final, tan predecible como pocos.

Seguimos la historia de Perseus, quien ahora vive pacíficamente junto a su hijo; pero la furia de los dioses no ha cesado y Hades busca despertar a uno de los titanes, quien condenará la tierra. Si bien al principio se muestra reacio a ayudar, eventualmente caerá en la aventura para evitar la liberación de los malvados titanes.

Aparecerán viejos personajes como Zeus, en el cual Liam Neeson hace un excelente papel, sin embargo, no aprovechan la grandeza del actor ni del personaje que interpreta. Un nuevo antagonista se suma a la legión de Hades, el Dios de la Guerra, Ares, correctamente llevado a la vida por Édgar Ramírez, quien deja claro ser un gran actor en cuanto a sadismo y maldad.

Otros dioses de la mitología helénica hacen su cameo, aunque sea esporádica y prácticamente sin sentido. Podemos resumir el filme en el siguiente párrafo: el héroe debe salvar la tierra, aventura, lucha, romance, pérdida, victoria. Pero efectuado de una manera tan simple y con poco sentimiento, que no deja nada al correr los créditos. Los que vieron Clash of the Titans deben quedarse con esa idea, ya que la historia cierra y no hay necesidad de una secuela. Si son curiosos y quieren ver una historia tirada de los pelos, Wrath of the Titans cumplirá ese objetivo.

Comentarios

No hay mas respuestas