El fabulador fabuloso y “Amarcord”

Publicado el 6 May 2010
Archivado en ljluisja | 1 comentario

Federico Fellini, el fabulador fabuloso, rompía una y otra vez los limites entre lo cierto y el embuste; lo hacía en su vida, y lo hizo con su cine. Eso desesperó a los suyos, destartaló a los biógrafos, provocó las risas de su madre ¿Que Federico dice que se escapó con un circo? (aquí va la carcajada): pero nos entusiasmó a casi todos los demás. O sea, que estamos hablando de un genio, al menos por los síntomas. Y es que lo acontecido en la mente del italiano, el producto de sus sueños, sus deseos, fantasías y temblores, eran la verdad y toda la verdad. ¿Acaso no eran sucesos que ocurrían dentro de él y con más intensidad que una mala digestión?

Por eso Amarcord es una biografía fabulosa y fabulada, tan ficticia como cierta, desternillante a ratos, triste por momentos, erótica, carnavalesca, nostálgica y traviesa. ¿Qué se puede esperar de las evocaciones de la mente desbocada y atrevida de Fellini? Pues… buen cine, una estanquera exagerada, y la historia del mundo en ciento veintitrés minutos.

P.D. Fellini, Il Maestro, el director de La Dolce Vita, murió en 1993. Y su genio, como ocurre con los genios, es irremplazable.  Su legado está en su cine, que se dedicase a hacer películas fue providencial, yo propongo un brindis por Fellini y además, le doy las gracias.

Comentarios

Una respuesta para “El fabulador fabuloso y “Amarcord””

  1. Elena on May 6th, 2010 22:05

    Una historia excelente, libre, surrealista, hiperrealista acompañada por la maravillosa banda sonora de Nino Rota.

No hay mas respuestas