“Facing Ali”. Sobre el más grande.

Publicado el 25 July 2010
Archivado en ljluisja | Salir del comentario

El documental Facing Ali tiene el poder de trastornar. Es una buena manera de decirlo, antes ya había visto Cuando éramos reyes, sobre el evento que tuvo lugar en el Zaire en 1974, el asombroso combate entre el más grande, Muhammad Ali, y George Foreman; y justo antes de escuchar a Spike Lee y ver imágenes impagables de B.B. King o de escuchar a Norman Mailer rememorando escenas del enfrentamiento, tuve la genial idea de trasladarme en el espacio y en el tiempo para, sentado al lado de Woody Allen y de Diane Keaton, gozar de los quince asaltos entre Ali y Joe Frazier en el Madison Square Garden. Ése sería el primero de los tres grandes combates entre ambos. En el último de ellos (celebrado en Manila) todos insistieron en que los dos boxeadores murieron un poco. No era para menos.

Sobre Facing Ali: se trata de una sucesión de entrevistas (sin entrevistador) ordenadas cronológicamente de acuerdo a los combates que sus protagonistas mantuvieron con Cassius Clay. No tienen desperdicio, la ficción nunca ha estado a la altura de las vidas que relatan esos hombres. Casi todos con una vejez mucho más gozosa que la que le esperaría a Muhammad Ali, coinciden en una cosa: le agradecen el haber existido. Y eso que el campeón les insultó, les provocó, les sacó de sus casillas y les golpeó como sólo él sabía hacerlo. Pero insisten: gracias, Alí.

Para algunos Muhammad Ali ha sido el más importante de los deportistas, una leyenda incontrolable y desmedida, pero en lo que resulta más difícil discrepar es en que vivió (le tocó vivir) en un momento en que alguien como él resultaría ser extremadamente valioso para el mundo.

“No os compadezcáis de mí. Soy el más grande”. Claro que sí, campeón.

Comentarios

No hay mas respuestas