“Fuego en el cuerpo”: cuando el calor es sofocante.

Publicado el 14 May 2010
Archivado en ljluisja | Salir del comentario

Cuando el calor es sofocante a William Hurt (Ned Racine), abogado, no se le ocurre otra cosa que intentar seducir a Kathleen Turner (Matty Walker), esposa de otro y fuente primigenia del calor. Pero ella, por supuesto, se las sabe todas y el seductor termina seducido ¿A quién no le gusta mirar al fuego fijamente?  Hasta aquí, la historia más antigua de la humana humanidad, yo no me quejo.

Lo que viene a continuación es la Turner volcánica, el William desatado, los encuentros fugaces, la pérdida de escrúpulos, y sobre todo, el deseo de uno contra la ambición del otro. Al deseo no hay quien lo detenga, pero la ambición no tiene freno ¿Entonces? ¿Hasta dónde vamos a llegar?

Lawrence Kasdan, guionista habitual de George Lucas y de Spielberg, se lanzó al vacío sin paracaídas, y dirigió su primer film, una cinta de cine negro, de atmósfera caliente, en fin, una película tramposa y excitante, pero algunos no nos quejamos ni de sus trampas ni tampoco, para qué molestarse, de la excitación que nos produjo el verla. Yo en particular no rechisto. Me gustan las sorpresas, y aquí hay varias. Me encanta Kathleen Turner, y aquí sale a raudales. Creo en William Hurt aunque lleve bigote y la música de John Barry puede derretir el hielo. Y para sus incondicionales, Mickey Rourke tiene un papel, pequeño pero matón.

¿Qué más se puede pedir? Cuando el calor es sofocante… hielo. Espérense al final.

Comentarios

No hay mas respuestas