“Funny Games”: las preocupaciones de Haneke

Publicado el 30 April 2010
Archivado en ljluisja | Salir del comentario

Las preocupaciones de Haneke le causarían insomnio a cualquiera, pero él las estruja y hace cine. Funny Games es un ejemplo. Tiene más. Dos chicos aparentemente majos tocan en la puerta porque quieren unos huevos. A partir de aquí no quiero contar más, el que tenga valor que se siente y que la vea. Pero sí diré que dicha película le quita el hipo al cine de terror, que Sadako es la modelo de una estampa navideña, Michael Myers un disfraz de carnaval, y que aquí no hay más mentira que la verdad impuesta por el título del film: Funny Games. Un juego, y muy divertido; lo que ya no explican es para quién es tan gracioso. Cuando una película es inclasificable, como ésta, o la cosa sale bien, o la cosa sale a medias. Aquí le sale bien al director de, entre otros títulos impresionantes, La Cinta Blanca.

Una vez más, el cine no es sólo aquella historia que te cuenta.

Una vez más, Haneke incomodando.

 

P.D. A Hollywood la historia le encantó, pero decían que para que alguien se creyese eso de que todo era mentira (un juego, una película) tendrían que salir actores conocidos. Haneke volvió a rodarla, diez años después, con otros actores pero exactamente igual. Y aquí, “exactamente” significa exactamente eso, “exactamente”. “Igual”, por su parte, significa lo de siempre.

Comentarios

No hay mas respuestas