“Lost in Translation”. La magia de la diferencia absoluta

Publicado el 8 June 2010
Archivado en ljluisja | Salir del comentario

La magia de la diferencia absoluta: lo perdido se encuentra. La joven y el maduro. Norteamérica y Japón. El lugar, un hotel donde acogerse a sagrado. Lost in Translation habla de la compañía en soledad, de la afinidad más improbable, habla del pasado y del futuro, en un presente laberíntico, en el desconcertante mundo de una ciudad desconocida en la que siempre pueden suceder cosas como éstas. Charlotte, recién casada con un joven prometedor se encuentra muy sola, Bob, por su parte, ya estaba solo mucho antes. La música de fondo son conversaciones que a ninguno de los dos les interesan.

Eso es todo. Y es mucho, porque Bob es Bill Murray y Charlotte es Scarlett Johansson y los gestos de los dos son el guión, miradas de cine, silencios cargados de mensaje, la semántica de la soledad deseando transmitir y con sólo desearlo, transmitiendo.

Sofia Coppola escribió esos silencios y para dar fe se decidió a rodarlos, sin concesiones al cine más fácil, al que le habría regalado más adeptos, hizo la película que quiso, donde debió hacerla, cuando más falta nos hacía que la hiciera.

El resultado es un film sutil que no puede ser una comedia, ni un drama, ni una tragedia, ni un romance, aunque a ratos produce los efectos de todo ello, pero ¿acaso no es esa la magia de la diferencia absoluta?

La directora de Las Vírgenes Suicidas nos hizo este regalo a nosotros haciéndole un regalo a Tokio ¡Qué buena hija le salió al maestro!

Comentarios

No hay mas respuestas