Ser bueno está muy sobrevalorado

Publicado el 12 October 2010
Archivado en Jesús Villaverde | Salir del comentario

Por Jesús Villaverde Sánchez.

Hace tiempo ya que los dibujos animados, y más concretamente la animación, dejaron de ser exclusivamente material para niños. Por si acaso, la nueva película de animación Gru, mi villano favorito viene para dejárnoslo claro.

Gru es un villano venido a menos que vive apaciblemente en su oscura mansión en el centro de la ciudad. Hace tiempo fue uno de los villanos de más renombre del mundo. Ultimamente, él y su enorme plantilla de minions -unos pequeños, y muy simpáticos, bichitos amarillos que están a su servicio dentro de la casa- no tienen demasiado trabajo.

Todo cambiará cuando alguien roba la pirámide de Giza. Entonces, Gru se dará cuenta de cuánto prestigio ha perdido en el mundo del villanaje y se planteará un nuevo y gran robo: la luna. Pronto comenzará a trabajar junto a sus incansables minions para dar el golpe.

Sin embargo, la operación se verá fuertemente alterada con la llegada de tres huérfanas a las que Gru adopta con el fin de que le ayuden a robar una máquina a su archienemigo Véctor. Pero las niñas irán moldeando el carácter de un villano que resultará ser no demasiado maligno.

La película tiene una gran factura, con unos dibujos perfectos y una animación exquisita. La historia tiene muchos puntos destacables en cuanto a la narrativa, y está desarrollada con una brillante factura. Como puntos fuertes destacaría, por supuesto, el humor ácido de los minions y los grandes momentos que regalan al espectador las tres niñas: Margo, Edith y Agnes, tiernas y divertidas a su vez.

Como dice la leyenda del cartel: “ser bueno está muy sobrevalorado”.

Comentarios

No hay mas respuestas