“Vidas cruzadas”: de Carver y de Altman

Publicado el 13 May 2010
Archivado en ljluisja | Salir del comentario

¡Qué película! En enumerar su extraordinario reparto se nos van quince minutos… Bien, no tenemos quince minutos,  hablemos entonces de Raymond Carver: lo normal es que en los relatos del norteamericano aparentemente nunca pase nada, sin embargo, a medida que leemos una página tras otra, una sensación de extrañeza gris se va apoderando de nosotros… En realidad, será mejor hablar de Robert Altman, que leyó mejor que yo las prosas de su compatriota, captó sus intenciones, encontró la conexión precisa y rodó Vidas Cruzadas.

Aquí los personajes con sus vidas a cuestas serán observados minuciosamente por nosotros; la cámara de Altman parece Virgilio, nos guía a través de la existencia que ellos llevan, nos muestra pacientemente lo que hacen y de acuerdo a un azar que no inventó él (Altman) pero que sí fue quien primero supo aprovechar, presenciamos el espectáculo de la colisión de  todos esos meteoritos, de todos esos pedazos de American Way of Life (con sus rutinas y sus éxitos y sus fracturas y sus cosas). ¡Boom!

Todo eso sucedió en el siglo  veinte. Ya en el siglo XXI, con la herencia recibida de este director, González Iñárritu o Paul Haggis hicieron de las suyas. Pero es que habían ido a clase ¡y tomaron apuntes! en vez de estar en la cafetería todo el día. Altman, por si las moscas, rodaría Gosford Park. Pero eso son ya historias de otro siglo.

Comentarios

No hay mas respuestas