‘Taxi Teherán’: cuando el cine le puede costar la vida

Publicado el 7 October 2015
Archivado en Israel | Salir del comentario

Para comprender ‘Taxi Teheran’, comenzamos con la historia de su autor, el iraní Jafar Panahi que es arrestado hacer una película contra el régimen mostrando hechos posteriores a las elecciones de 2009. después de sufrir la cárcel y todo tipo de vejantes amenazas en 2010, el Tribunal  le acusó de actuar contra la seguridad nacional y  contra el estado. De esta manera  le condenó a arresto domiciliario, esto es, no poder salir de Irán y no poder dirigir más películas al menos durante dos décadas.

Panahi no se ha dado por aludido y con apoyo de amigos, familiares y organizaciones internacionales ha podido seguir dirigiendo en secreto arriesgandose a que lo maten, a esto se le llama jugarse la vida en todo sentido. Entre su repertorio de filmes está: ‘Esto no es una película’, ‘Closed Curtain’ y ‘Taxi Teherán’ en este año 2015; por supuesto y merecidamente ganadora del Oso de Berlín y del Premio FIPRESCI de la 65ª edición de la Berlinale.

maxresdefault

En ‘Taxi Teheran’  como su nombre indica el vehículo recorre las peculiares calles de Teherán. Hombres, mujeres, ancianos, amigos y niño narran historias y expresan libremente su opinión cuando el taxista les pregunta. El conductor es Jafar Panahi que nos enseña  las calles de Teherán con una cámara colocada en el salpicadero, que captura no solo imágenes, sino el más profundo sentimiento del pueblo.

‘Taxi Teherán’  es un documenta lpero de lo más espontaneo donde los pasajeros suben y bajan y hablan de sus problemas y preocupaciones, el filme cuenta con la aproximación a la realidad Iraní con mucho sentido del humor. La brutal y fuerte crítica contra la censura es evidente donde se narra también  la conversación con su abogada,  encarcelamiento y castigo y la realidad que sufrió la sobrina del director con duras restricciones y mínima libertad de expresión…todo un reto

Comentarios

No hay mas respuestas